Diagnóstico

Banner URPMV V2

Un diagnóstico temprano de la enfermedad puede evitar que el cáncer de pulmón se haya extendido demasiado y resulte incurable. Para ello se necesita una alta sospecha clínica y la ayuda de pruebas complementarias.

Clínica: se debe estar alerta ante la aparición de tos que no cesa u otros cambios bruscos en las vías respiratorias; esta alerta es de especial importancia en fumadores o ex-fumadores. El médico debe informarse sobre el número de paquetes diarios-año que consume el paciente para así conocer cuál es el nivel de su riesgo.

Radiografía de tórax: es capaz de detectar pequeñas manchas y lesiones hasta dos años antes de que aparezcan síntomas.

TAC: la tomografía axial computarizada realiza imágenes del tórax en cortes, y ayuda a ver el tamaño del tumor y si afecta a órganos vecinos.

Broncoscopia: se realiza una vez localizado el tumor y si este se encuentra cercano a un bronquio. Consiste en introducir una cámara con unas pinzas que toman muestras del tumor, para realizar un análisis al microscopio y poder diferenciar qué tipo es; de esta forma, se puede decidir cuál es el mejor tratamiento.

Citología de esputo: es un método menos invasivo que el anterior. Consiste en realizar un análisis al microscopio del esputo del paciente para buscar células malignas. Se realiza cuando hay sospecha previa de cáncer de pulmón.

Toracocentesis: punción del tórax para extraer líquido del derrame pleural, si lo hay, y buscar al microscopio células malignas.

Biopsia a cielo abierto: cuando el tumor no resulta accesible por broncoscopia y se encuentra en la periferia del pulmón, se puede realizar una biopsia haciendo una pequeña apertura al tórax desde el exterior.

Estadiaje

El estadiaje del cáncer de pulmón consiste en determinar cuál es la extensión del cáncer en el cuerpo humano, para así saber cuál es el tratamiento más adecuado y si el pronóstico es favorable o no. Para ello son esenciales pruebas de imagen como el TAC, que es capaz de mostrar las estructuras afectas. Si el TAC no es suficiente puede emplearse el mediastinoscopio, esto es, un aparato que puede introducirse en la cavidad que hay entre los dos pulmones (mediastino) y mostrar las estructuras afectadas.

El estadiaje se clasifica según tres puntos a conocer que se representan por tres letras; a cada letra se le asignará un número según el nivel de afectación tumoral:

T: extensión local del tumor y posibles estructuras vecinas afectadas.

N: número y localización de ganglios torácicos afectados.

M: existencia o no de metástasis.

Fuente: www.webconsultas.com