Tratamiento

Banner URPMV V2

Para decidir cuál es el mejor tratamiento para un tumor es esencial conocer qué tipo de cáncer de pulmón es y cuál es su extensión. Además, es igual de importante saber la edad del paciente y su estado de salud. Todos estos datos indican si un paciente es susceptible de ser operado (se puede operar porque su estado físico lo permite), y si el tumor es resecable (la cirugía puede extirpar el tumor).

Cuando lo es, el paciente puede ser intervenido quirúrgicamente y, en algunos casos, la cirugía resulta curativa. Los tipos de cirugía son más o menos agresivos según la extensión del pulmón que sea preciso eliminar:

Resección en cuña: se extirpa solo una cuña del pulmón con el tumor.

Lobectomía: se extirpa un lóbulo pulmonar.

Neumectomía: se extirpa un pulmón entero.

Si la cirugía no es suficiente, o para ayudar a la curación, se utilizan la radioterapia y la quimioterapia. La radioterapia consiste en suministrar rayos X dirigidos hacia el tumor, con el fin de destruir las células malignas que se están multiplicando sin control, ya que son especialmente sensibles a la radiación. El problema es que la radiación también daña células sanas del organismo como son las células de la piel, de la sangre o del esófago.

Quimioterapia

La quimioterapia consiste en la administración de fármacos que también destruyen las células tumorales pero, al igual que la radioterapia, tiene efectos nocivos sobre las células sanas del organismo y provoca efectos indeseables como náuseas, vómitos, cansancio, caída del cabello y llagas en la boca.

Medicación

En la actualidad se están descubriendo nuevos medicamentos que serían capaces de actuar específicamente sobre las células malignas.

Fuente: www.webconsultas.com